miércoles, 5 de febrero de 2014

Félix Bocos Pastor

Félix Bocos Pastor nació en 1899 en San Esteban de Gormaz, Soria. Al crecer se convirtió en un hombre alto y delgado, con una complexión que parecía hecha para llevar rellenar chaquetas, coronada por cara alargada, ojos hundidos y orejas prominentes.
 
Félix Bocos, en una imagen que envió a sus hermanos el 7 de noviembre de 1926 con la siguiente nota:  "A mis queridos hermanos en prueba de lo mucho que los quiere os dedico este pequeño recuerdo. Vuestro hermano. F. Bocos."



Antes de la guerra, Felix era guarnicionero, pero siendo muy joven se trasladó a Madrid con su novia Rosario, una chica de Alcubilla del Marqués. Era de izquierdas y, tras el alzamiento, estuvo escondido en Madrid. Por su forma de vestir, no muy en la línea del resto de las personas de izquierdas de la época, le llamaban "el Marquesito".

El 30 de octubre de 1930, Félix y Rosario se casaron en la iglesia de Nuestra. Señora de Covadonga. Él tenía 31 años, ella 25. A lo largo de los siguientes años, tuvieron cuatro hijas. La primera, Rosario, murió antes de cumplir un año. Luego vinieron Rosario (mi abuela), Julia y Felisa. 

Foto de boda de Rosario y Félix (1930). 


Reverso de la fotografía de boda: "A nuestro querido padre y hermanos tenemos el gusto de dedicarles este pequeño recuerdo de nuestro enlace en prueba del cariño que les profesamos. Sus hijos y hermanos. Felix y Rosario".


Era un convencido socialista. pero no combatió durante la guerra por problemas de salud: tenía un pulmón desecado que le incapacitaba para la vida en el campo de batalla.

La detención

Tras la Guerra, en el año 1939, Félix estaba en un bar madrileño bromeando con unos amigos cuando, en cierto momento, lanzó una peladura de chorizo a un retrato de José Antonio y Franco. Poco después fue denunciado y arrestado. Lo trasladaron a la Prisión de Yeserías.

Félix militó en el PSOE, lo que no habló a su favor una vez estuvo en prisión. A pesar de que, según parece, pidió ayuda a sus amistades para que intentaran liberarle y le dijo a su mujer que fuera paciente, la ayuda no llegó a tiempo. Según cuentan familiares míos, a parte de la carta que se ha publicado en este blog, Félix escribió otras dos desde la cárcel.

Su estancia en Yeserías fue dura, según se desprende de su propio testimonio. A partir de información de los familiares, se sabe que les duchaban con agua fría y que presenció como torturaban a sus compañeros, entre ellos, a Tiodo Berzosa, hermano de Rosario, al que tenía gran cariño. Se dice que fue precisamente durante un interrogatorio de Tiodo cuando sufrió un derrame cerebral. Poco después, fue liberado.

Una pareja de taxistas del barrio le llevaron a su casa , en el número 23 de la calle Ferrer del Río del madrileño barrio de la Guindalera, donde murió poco tiempo después, en marzo de 1940. Dejó a Rosario al cargo de tres niñas pequeñas de entre seis y dos años. Ella nunca volvió a casarse. Trabajó duro toda su vida y murió en 1981.

Sobre los últimos momentos de vida de su padre, Julia recuerda a su padre levantando el puño desde la cama donde estaba postrado y diciendo: "salud, camarada".*

*Esta breve historia de Félix se ha escrito a partir de documentos legales y testimonio oral; y se irá ampliando a medida que surjan nuevos datos contrastados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada